Thursday, May 31, 2018

Periódico de Ayer (Adiós, doña Rosita la soltera...)


Esta entrada ha estado en el archivo del blog durante siete años, tanto tiempo que el magnífico vídeo que se podía encontrar en YouTube ha sido retirado por no sé qué historias de derechos...
Sea como fuere, que quede constancia de la despedida implícita y ojalá tengamos la posibilidad de ver esta actuación algún día. La sustituta es una versión del mismo tema pero en una actuación diferente.
----------------------------------------------------------------------------------------
Adiós, qué accidente tan terrible fue lo nuestro, cuánto daño y cuánto aprendí de todo aquello.
----------------------------------------------------------------------------------------
Héctor Lavoe acompañado por la orquesta venezolana "La Crítica", en el timbal Cheo Navarro y al piano Mauricio Silva. Héctor canta el tema escrito por Catalino "Tite" Curet Alonso, para un programa de televisión mejicano en 1978. Cambia versos, quizá por equivocación, pero canta tan bien... con ese desdén…

Periódico de ayer
(Tite Curet)

Tu amor es un periódico de ayer
que nadie más procura ya leer,
sensacional cuando salió en la madrugada
y a mediodía ya noticia confirmada,
en la tarde materia olvidada...
Tu amor es un periódico de ayer.
Fue un titular que alcanzó página entera
por eso a ti te conocen donde quiera,
tu nombre ha sido un retrato que guardé,
y en el álbum del olvido lo pegué.
Tu amor es un periódico de ayer
que nadie más procura ya leer…
el comentario que nació en la madrugada
y fuimos ambos la noticia propagada
en la tarde materia olvidada…
Tu amor es un periódico de ayer...
Ya era hora, Lola…
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
Oye, noticia que todos saben,
y yo ya no quiero leer.
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
Ayer te quise, te tuve, te mantuve….
Pero ya no te quiero, ya no te quiero
Tú eres el diario, la prensa,
como el mundo, bochinchera…
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
Anda vete de mi vera, María Elena, ya no te vuelvo querer….
Y ¿para qué leer un periódico de ayer?
¿Qué te pasa? ¿Estás llorando?
Tienes alma de papel
Camina, triple fea…
La que sea más fea que tú no ha nacido, mami…
Y ¿para qué leer un periódico de ayer?
Anda vete de mi vera, mami, ya no te vuelvo a querer…
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
¿Qué te pasa? ¿Estas llorando?
Tienes alma de papel
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
Y como el papel aguanta todo, así mismo te traté.
Y ¿Para qué leer un periódico de ayer?
¡Ay! Camina, Maria Elena, ya no te quiero, mujer…
Suéltala, mami, te veo Lola….


Mr. Blue

Friday, May 18, 2018

Art Of The World Gallery, Houston 28/04/2018

















 
  Mr. Blue

Tuesday, April 17, 2018

Jorge I El Benefactor


Desde su humilde atalaya y mismo rincón, teniendo a sus pies un reino de quimeras, frente a su sátira de exquisita educación, chispeante de ensueño y en ocasiones dudoso gusto, Jorge I El Benefactor era un rey republicano. Un San Manuel Bueno mártir de la realeza europea, un algo incomprensible que le hacía vestirse con harapos, mezclarse con la chusma y comer en las calles pastelillos de a cuarto o entresijos cocinados con especias de oriente para confundir su dudosa frescura, despreciando los más ricos manjares de su mesa real.
Jorge I El Benefactor podía ser el más déspota e insensible de los jefes de las casas reales: no dudaba en decirle al manco que no podía escribir, al ciego que nunca había visto nada o al mudo que nunca pudo cantar ninguna opereta... Casi todos sabían que era ironía, pero muchos otros no lo interpretaban así, y en cierto modo no les faltaba razón.
Sin embargo, lo que no sabían era el gran corazón que Jorge I El Benefactor tenía. Daba asilo y dádivas a quien realmente las necesitaba. Incluso curaba los males de espíritu emparejando a quienes pensaba que harían una media en su balanza de lógica patafísica, a veces con acierto, las más sin él, pero la intención era siempre la mejor.
Lo que más desconcertaba a los consejeros de palacio era que Jorge I El Benefactor tenía una tendencia enfermiza a emborrachar hasta el desmayo al bufón de la corte para después vestir sus ropas y hacerse pasar por él. Su majestad era versado en tocar el laúd, tenía ingenio y cantaba y contaba chascarrillos, incluso hacía de payaso y daba cabriolas...
Jorge I El Benefactor había tenido su reina pero su tendencia natural a la distracción hizo que ella volviera a su país y el monarca se dedicara a solazarse e intentar olvidarse de ella saliendo de caza y leyendo libros sobre pensamiento universal, aquellos a los que sus súbditos culpaban de su cierta insania.
Jorge I, El Benefactor era un rey sin trono, principalmente porque no lo quería, pero no importaba sus súbditos lo aceptaban como era e incluso muchos lo amaban. 
Mr. Blue

Monday, April 16, 2018

Camaro Car Show - Kemah, Texas - 24/04/2018



















Mr. Blue

Sunday, April 15, 2018

Unas botas de ida y vuelta

 Este par de botas de piel nacieron en Valverde del Camino pero llegaron a mis pies en Madrid después de que mi abuela Isabel las comprase en Navas del Madroño y me las regalase en 1996.

En estos veintidós años han pasado de estar desterradas en una caja de carton durante varios, a cruzar el océano Atlántico y hacer camino por medio mundo.

Cuando por su salud empecé a pensar que iba a ser mejor retirarlas de la calle se cruzó en su camino Irma, mejicana y americana, que se ofreció a llevarlas a un "doctor" en Uvalde, Méjico lindo y querido...

Dudé, pero accedí por aquello de haber estado tantos años juntos y por  apego sentimental al ser la única cosa física de mi abuela que tengo aquí. 

 Y las botas se embarcaron en un viaje en carretera de ocho
 horas de ida y ocho de vuelta.

   Y regresaron...

 Y pasaron de ser unas botas de monta de señorito andaluz... 
ligeras y españolas

 a convertirse en unas botas mejicanas duras, hechas para afrontar las dificultades y la dureza de la vida, igual que lo hace el pueblo mejicano.

Gracias por devolverlas a la vida diaria, Irma.

 Mr. Blue

Saturday, April 14, 2018

Mecum acution NRG Stadium, Houston, Texas 07/04/2018











 

















































Mr. Blue